CHATEAU MIRAVAL

Tras años de rumores, Angelina Jolie y Brad Pitt celebraron el pasado 23 de agosto su enlace.

La ceremonia privada tuvo lugar en su castillo Miraval, en la Provenza francesa y con la sola presencia de veinte personas.

Se trató de una ceremonia sencilla y muy familiar donde sus hijos tuvieron un papel muy destacado y activo. Los niños escribieron los votos. Los mayores, Maddox, de 13 años, y Pax, de 10, llevaron a su madre al altar, Zahara, de 9 y Vivienne, de 6, lanzaban pétalos de flores cogidas de su propio del jardín y Shiloh, de 8 años, y Knox, de 6, llevaron las alianzas.

Angelina Jolie lució un diseño de Atelier Versace, de color blanco elaborado en encaje y seda, de tirantes, con escote redondo y detalle de fruncido en el mismo, muy ceñido en la cintura y falda con vuelo.

En el vestido participaron sus seis hijos haciendo dibujos de colores para el velo (aviones, flores y muñecas)

En cuanto al traje de novio, Brad Pitt lucía uno de estilo clásico en color azul marino.

La ausencia más sonada en el día de su boda fue la del padre de Angelina, el también actor Jon Voight, que no estuvo invitado a la ceremonia, y que se enteró del enlace a través de la prensa.

No faltaron las tradiciones en la ceremonia nupcial de Angelina Jolie y Brad Pitt: algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo azul.

Lo viejo: La antigua capilla cubierta en piedras del Chateau Miraval

Nuevo: las alianzas

Prestado: la novia usó un anillo de flor en su dedo índice que perteneció a su madre.

Algo azul: el velo estaban llenos de dibujos hechos por sus hijos con todos los colores del arco iris.

Brad no vio el vestido hasta el momento de la boda

Como anécdota del día, Brad Pitt se vio forzado a usar también algo prestado. Tuvo que ponerse una corbata de uno de sus hijos ya que se le olvidó incluir la suya en el equipaje.

PORTADA HELLOPORTADA PEOPLE