VESTIDO DE NOVIA

George Clooney ha dado el “sí quiero” a la abogada británica Amal Alamuddin.

Venecia ha sido el lugar elegido por la pareja de moda para celebrar una de las bodas más esperadas del año. Han sido cuatro días de fiesta y en los que la ciudad de los canales ha parecido lo más parecido a un plató.

A la ceremonia han asistido famosos como el líder de U2 Bono a Matt Damon, la modelo Cindy Crawford y su marido Rande Gerber, Billy Murray, John Krasinski y Emily Blunt, Brad Pitt y Angelina Jolie, Sandra Bullock.

La pareja se conoció hace un año precisamente en Venecia, de ahí la elección del lugar de la boda.

En la noche del viernes celebraron su despedida de solteros cada uno por su lado. Greorge Clooney se trasladó en una lancha con seis amigos al restaurante Da Ivo y luego continuaron la fiesta en la piscina del Hotel. Ella lo celebró con su madre, hermana y amigas en otro punto de la ciudad.

El sábado por la tarde, el novio se trasladó al hotel donde se hospeda la novia y allí George Clooney y Amal Alamuddin hicieron sus votos.

El actor de Hollywood George Clooney y su ya esposa, la abogada británica Amal Alamuddin se dejaron ver sonrientes, felices y muy tranquilos por los canales de la ciudad italiana.

LOS RECIÉN CASADOSPor fin hemos descubierto el secreto mejor guardado: el vestido de la novia.

Amal dio el ‘sí quiero’ con un vestido en color blanco roto, diseñado por el modista Óscar de la Renta. Un modelo de línea trapezoidal con escote barco lleno de encaje francés con apliques de perlas y cristales por toda la falda. La novia también llevaba un ligero velo y una larga cola.

Clooney, haciendo gala de su elegancia, se decantó por un traje negro, de la firma Armani, que combinó con una pajarita del mismo color.

La ya esposa de George Clooney lució el anillo de compromiso que éste le regaló, y que está valorado en medio millón de euros.

El matrimonio no escatimó en detalles en una boda en la que podrían haberse gastado cerca de 10 millones de euros durante los cuatro días que ha durado.

Como ya hicieron Angelina Jolie y Brad Pitt hace unas semanas, la exclusiva servirá para ayudar a causas benéficas.